lunes, 26 de noviembre de 2007

Avergonzaos, mortales!

Aquí vuelve el Dr. Sickboy, con ganas de revolver vuestras conciencias, devolveos al pasado y en general que paséis un rato lo más aberrante posible, sí señor. Amigos lectores, vamos a hacer un viaje en la máquina del tiempo con destino a:

¡La moda adolescente!
(yehaaa)

Sí, querido paciente, la moda adolescente (que asco de frase, cómo rima). Resulta que reflexionando en grupo con varios de mis comparsas, llegamos a la conclusión, entre estruendosas carcajadas, que el ser humano en la adolescencia es un personaje de lo más curioso (o por lo menos, nosotros lo éramos, ole). Como una crisálida, más bien feota y a medio desarrollar, el ser humano púber o pre-púber es en la adolescencia el blanco perfecto para los conjuntos estilísticos más variopintos y a cada cual más risible ¿Exagerado, yo? No se crean.

Pasemos sin más dilación a explicar este farragoso y completamente inútil tema. Por cierto, no sé si hablaré de las chicas, pues me queda algo lejos ya acordarme de cómo vestían. Si alguna lectora nos quiere ilustrar para hacer más rico culturalmente esta estupidez, bienvenidas seáis todas. Pero bueno, tampoco sé realmente en qué acabará este artículo, así, que; ¡al grano, pues! En primer lugar teníamos:


RAPPERS!
Antología del
pantalón caído

Por esta etapa pasó un servidor, entre otras varias y menos definidas. En primer lugar, vives tu vida feliz y contento, sin que nada ni nadie se meta contigo (o tal vez sí, hay gente muy hija de puta) cuando sin venir a cuento pasan una serie de cosas.

a) Ves un vídeo de skate o a un skater que hacen algo a-co-jo-nan-te. Y decides que vas a ser así cueste lo que cueste, aunque no sepas la cantidad y la calidad de los rijostios que hay que degustar con toda su guarnición.
b)Oyes un grupo de rap cantando cosas profundas sobre la vida y la sociedad (muchos ejemplos y muy variopintos hay sobre este tema, of course) y quieres ser como ellos. ¡Alguna motivación hay que tener en la vida! Total, que pasamos de querer ser esto:



a más o menos llegar
a esto:




O, en cuestión raperil, mientras
nuestro referente a los 15 años fue éste ser:



la cruda realida fue que en realidad éramos más bien
algo parecido a esto:

(apréciese el enorme parecido de Parappa
con
muchos mini raperillos que pululan por ahí)

Dicho de otro modo, el cambio hormonal que nos empujó a hacer cosas tan sensatas como empezar a fumar, a hacer gamberradas o a sentirnos parte de un grupo social (con el asco que da la gente en general, será poseibol) nos empujó también a intentar camuflar nuestro pequeño yo debajo de ropajes extraños que no tenían nada que ver con el traje de los domingos para ir a misa. Pero el problema llegó, lectores míos, cuando intentando habituar tu escaso conocimiento del ropaje a imitar (y si además andas escaso del Poderoso Caballero), acababas vistiendo unos pantalones de pana con unas zapatillas tanque compradas en cualquier Alcampo, con la camiseta que tu madre compró a tu padre en el mercadillo del pueblo el año pasado. Un rapper de pura cepa, leñe.

Llega un día en que finalmente demandas un artículo de extremada calidad como es un pantalón ancho de verdadera marca americana (Dickies, Dc...) y, después del abono del importe, o eres un verdadero rapero o no repites el atraco a mano armada que eso supone. (Luego dirán de los pijos, pero amigos, 98 pavos por un pantalón, pues como que....)


ADOLESCENTES MAKINETILES
(Flyy on the wiiings of looooove...)

Otro caso son los bakalas, esto es aún si cabe más complejo, pues como dijo aquel legendario texto por todos conocidos "las modas bakaliles cambian más rápido que un Chester trucada". Y así es, así es.

Los que en vez de criarse al amparo de las rimas lo hicieron al amparo de Chasis: Odisea Musical o el Rave Master vol. II y III, o Bachatta, Thuderdome, Non, Xque, Pioneer, etcetc (parece ser que yo también conozco algo de esto) tampoco lo tuvieron fácil para coger el tren de la adaptación y mimetización social. Por las perchas y los espejos makinetiles pasaron como el rayo los Roc Neige, Alfa Industries, Scotttish Clan, Pit Bull, Salomon (sí, el híbrido entre bota de montaña-zapato-zapatilla verdaderamente cool), mientras esperaban en la puerta de la Roccola y la Joy, diferenciándose en poco más que el color del plumas. Y así vieron pasar su juventud.

Si hay algún amigo lector bakala leyéndonos, he de decirte, como consejo personal, que no te encariñes mucho de tu Chevignon. Le auguro poco porvenir. Puede que mientras escriba esto ya esté relegada al fondo del armario. Por otra parte, ahora es bastante más normal ver mini clones de bakalas andando por la calle con cara de tener dolor de muelas, la gorra al nivel del parrayos de mi casa del pueblo y el chándal Adidas (esto si que no pasa de moda, vaya).


No he encontrado ninguna foto de un
Roc Neige, pero creo que con esta se puede
hacer uno a la idea bastante bien.


¿Dónde ha quedado el experimentar, el hacer el ridículo con cada nueva prenda? Esto son cosas de antaño, de ese presente que se escapa para convertirse en pasado, que no volverán...y he decir que me alegro horrores.

Ya te digo que si me alegro. Y no escribo más porque estoy hasta el moño y estoy perdiendo tiempo en vez de hacer un trabajo de Estética sobre una peli que no he visto. ¿Qué tal está Troya?

10 comentarios:

Adrian dijo...

Ciertamente cierto, tanto Scaramouche como yo, sabemos las épocas que pasaron por el instituto.

Primero fue la Heavy, aunque yo iba para popero (espero que no pokero, por dios no). En aquella época, conoci, a este hombrecillo, el cual me dejo escuchar un disco que se llamaba S&M, que nombre más raro, de un grupo del que nunca, repito nunca, por aquella época, habia oido hablar, Metallica. Y gracias a eso, mis gustos musicales se focalizaron en otra rama.

La siguiente época por la que paso nuestro instituto, fue la época Balaluti del malo, todos los niños iban con las pintas que a descrito Sickboy (espero haberlo escrito bien). Pero por lo menos a nosotros no nos afecto.

Y la última por la que esta pasando ahora, es por la época Rapera. Que andan todos como si fueran cojos, y haciendo aspavientos con las manos y diciendo lo de típico de "oye bro" o "llou llou", lo juro, lo he oido con mis propias orejas.

Pero bueno, hay muuuuuchos más estilos de vestir, asi que, paciencia :P

Un saludete

-=SickBoy=- dijo...

Buenas noches, maese Adrian!

Pues si, resulta más que evidente que a determinada edad prima más lo que llevas puesto que lo que realmente eres (bueno, y hay gente aún en día que siguen por esa senda de sabiduría y virtud), pero con el tiempo vas asentando la cabeza...más o menos, claro.

Yo diría que en mi colegio la evolución general fue al revés, primero el bakalao y luego el heavy, qué cosas eh! XD

Un saludo, man

Scaramouche dijo...

Otra obra maestra de Mr Sickboy, felicidades. Magnífico artículo que a más de uno debería sacar los colores.

Especialmente irritantes resultan los raperos, tanto por su vestimenta como por su actitud. Como diría Joaquín Reyes, "parece que van cagaos".

Adrían: sí, amigo, recuerdo lo de Metallica. Qué tiempos... qué jóvenes éramos.

Lucinda dijo...

¡Pero qué grrrrande post!

Scaramouche dijo...

Prometo hacer un post en breve, de verdad... no me miréis mal... sniff...

Adrian dijo...

Quiero ver el post sobre tu lectura de ese grandioso comic que regalaron en el salón del comic de Madrid, este año.

Quiero que le mostreis a la gente a lo que puede llegar el mundo del comic, que no hay límites, que siempre tendra algo con lo que atraer a las gentes, una la razon x la cual me gusta tanto leer comics

Scaramouche dijo...

Puede parecer que estos está abandonado, pero no lo está, amiguetes. Simplemente estamos vagos.

José Carlos Lizana dijo...

El tiempo pasa ... despacico.

Scaramouche dijo...

De acuerdo, esto está abandonado. Pero pronto volveremos...

Lito dijo...

El tiempo sigue pasando, despacico.